Libro: Siempre

viernes, 15 de julio de 2011

Tango

Adrienne. Agustina Guerrero.

Te esperé con las piernas enroscadas, tapada hasta la nariz. Volví a abrir los ojos varias horas después, indiferente a tu ausencia y conquistada por la soledad. Vomité las miserias en un pedazo de papel y después saqué los parlantes al balcón. Quise que todos despertaran escuchando los tangos que me regalaste: nadie se asomó. El volumen no daba para tanto. 

Florencia Salvador.

No hay comentarios: