Libro: Siempre

martes, 27 de septiembre de 2011

Calle 13 - Latinoamérica




Soy,
Soy lo que dejaron,
soy toda la sobra de lo que se robaron.
Un pueblo escondido en la cima,
mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Soy una fábrica de humo,
mano de obra campesina para tu consumo
Frente de frio en el medio del verano,
el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.
El sol que nace y el día que muere,
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva,
un discurso político sin saliva.
Las caras más bonitas que he conocido,
soy la fotografía de un desaparecido.
Soy la sangre dentro de tus venas,
soy un pedazo de tierra que vale la pena.
soy una canasta con frijoles ,
soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera,
la espina dorsal del planeta es mi cordillera.
Soy lo que me enseño mi padre,
el que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América latina,
un pueblo sin piernas pero que camina.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Foto


Memoria. Agustina Guerrero.

Sentí, en aquella madrugada, que el tiempo era nuestro. El sol estaba a punto de ocurrir. Apenas los primeros rayos nos acariciaban, respetuosos nos adoraban. Mi memoria eternizó ese instante. Y si hoy doblo apenas el cuello, cierro los ojos y suspiro profundo, me vuelve a alcanzar ese fulgor. 

Florencia Salvador.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Lujuria


Naturaleza sabia (?) Agustina Guerrero.

Plenos de alcohol nos dejamos engañar por las vibraciones de aquella madrugada. Especulábamos con detener el tiempo mientras nos mirábamos suspendidos. Cómplices, nos desvestimos. Recorrimos tantos rincones de la casa como arrugas le quedaron a las sábanas. Las agujas del reloj empezaron a dar marcha atrás, completamente desnaturalizadas. Aunque macilentos intercambiamos miradas en el súmmum de aquel mediodía. Y a plena luz nos expresamos disolutos. No cuadró agregar palabras. Pretendíamos tenernos por última vez y fue solo la primera de tantas. Nos revisábamos la piel tratando de encontrar la falla. Pero no existía. Tomábamos distancia tratando de advertir lo provocado: la tentativa terminaba so alejada ante el primer galanteo por reconquistar la piel. Imprevistos, la naturaleza nos descubrió como animales y sigilosa plantó bandera. La razón humana osó exigir explicaciones pero éramos solo un par de lascivos, insolentes. El universo no sintió el equilibrio habitual y de un segundo al otro pasamos de recordar lo que nos habíamos hecho a pensar en lo que nos íbamos a hacer. La carne se reveló subordinada a un par de mentes estrategas, dominadas por la cordura. Ágilmente, el desequilibrio universal empezaba nivelarse. La paranoia nos torció la mirada, los reflejos se soltaron cada vez más violentos. Y por querer ocultar las insuficiencias, nos extendimos en largas pausas hasta fenecer entre muecas escépticas, gestos austeros y las palabras que brotaban a granel.

Florencia Salvador. 

jueves, 15 de septiembre de 2011

Cierto



Gatofaro. Agustina Guerrero.

Cada uno cuenta una versión. Importa que creas mi verdad. Es todo lo que tengo.

Florencia Salvador. 

miércoles, 14 de septiembre de 2011

domingo, 11 de septiembre de 2011

A mano


Verde que te quiero ver. Agustina Guerrero.

Omitiste un detalle que vos mismo habías propuesto, olvidaste disculparte por una falta que vos mismo supiste repudiar, ocultaste un secreto por tanto tiempo. Soy más cretina de lo que creía, me reinvento antes de poder notarlo. Me sorprendo haciendo las maldades que solo se le podrían ocurrir a mis personajes y entonces me quedo sin historias para contar. 

Florencia Salvador.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

lunes, 5 de septiembre de 2011

Confiá - Fito Paez





A veces es mejor quedarse quieto con el trago en la mano en un rincón. Ya nos veremos en algún lugar, en alguna fiesta, en cualquier ciudad, cuando me hables con el corazón.


sábado, 3 de septiembre de 2011

Seda

Santander, España.

Un sábado, hace poco más de dos años lo acompañé a Santander. Daría sus clases de tango mientras yo recorría la ciudad y me montaba al teleférico. Esa tarde también leí un libro prestado. Todavía hoy lo recuerdo.

Florencia Salvador.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Doble


Pájaros perdidos. Agustina Guerrero.

No es que se puede ir a tocarle timbre como a una amiga, madre-padre o tutor. Te diría que es casi una cuestión de actitud: vos te portás para el carajo y te las hace pagar. Te va a doler, claro. Te vas a arrepentir, cada vez que lo recuerdes. Y es tan inexacto como ridículo: si me paro frente al espejo, está ahí pero mirando del otro lado.

Florencia Salvador.