Libro: Siempre

jueves, 1 de septiembre de 2011

Doble


Pájaros perdidos. Agustina Guerrero.

No es que se puede ir a tocarle timbre como a una amiga, madre-padre o tutor. Te diría que es casi una cuestión de actitud: vos te portás para el carajo y te las hace pagar. Te va a doler, claro. Te vas a arrepentir, cada vez que lo recuerdes. Y es tan inexacto como ridículo: si me paro frente al espejo, está ahí pero mirando del otro lado.

Florencia Salvador.

No hay comentarios: