Libro: Siempre

lunes, 31 de diciembre de 2012

Estrellado


Bu! Agustina Guerrero.

Tenía una suma interminable de historias truncas, tantas como estrellas hay en el cielo. Las empezaba a enumerar, a querer organizar en cuentos, o en capítulos pero los libros empezaban a sobrar y los estantes ya no entraban en la pared. Ante la falta de espacio, comprimir fue la elección. Descartar, y por qué no erradicar completamente. Me quedé con las mejores partes, esas perfecciones que supe conseguir. El amor descartable, el que nunca llegó a serlo, todo eso fue lo primero en desaparecer. Los malos ratos, las mentiras piadosas y las otras, las guardé por un tiempo, prudente. Tenía, también, una buena cantidad de momentos espléndidos, algunas buenas madrugadas en soledad y otras que no eran tan memorables. Con todo, el despliegue de historias y su repentino orden empezó a convertirse en un selecto puñadito de relatos. El cielo diáfano, en realidad, se convirtió en un breve plano de imágenes sucesivas, cada vez más parecidas a una estrella fugaz, una que lo ilumina todo. Un único momento de felicidad absoluta, que por su rapidez, solo puede contarse una vez vivido. Es un tiempo que no debe desperdiciarse, ni mucho menos explicarse. Para qué.

Florencia Salvador.